domingo, 20 de octubre de 2013

Monfragüe, mon amour


He subido
hasta aquí
para gritar
y que mi amor
se lo lleven
los buitres
-por el aire-
y lo ofrezcan
como alimento
a sus crías.

He subido
hasta aquí
para que oigas
mi voz
entre las rocas
como el susurro
del aire
entre las hojas.

Y hasta aquí vine
para enseñarte
-el camino-
y que me encuentres:

para que sepas
encontrarme.

1 comentario:

  1. Magnífico, un alarido, un grito de amor, una dulce ofrenda. Muy bonito Pi.

    ResponderEliminar